Tejiendo en VitoriaUrban knitting Vitoria-Gasteiz
LaCasilda

Y nos fuimos de inauguración

Va a hacer casi una semana que un buen grupo de las chicas de Tejiendo en Vitoria nos fuimos de inauguración, ni más ni menos que de una tienda de lanas y también telas. Lo que más nos gusta, claro.

La tienda se llama LaCasilda (si, si, lo escribo así queriendo, porque es como aparecen ellos en las redes sociales) y ha abierto sus puertas en la C/ Cercas Bajas Nº12 de nuestra ciudad.

La verdad es que como siempre, lo pasamos fenomenal, pero hay que decir que una de las cosas más divertidas son los preparativos, y esta vez no fue diferente; que si quién va, que si donde quedamos, que si luego tomamos algo; el caso es que nos juntamos muchísimas y casi llenamos el local, porque aunque nos pareció precioso, pues muy grande no era.

Y es que en los tiempos que corren, -casi es ya un tópico decir esto, pero es la realidad-, es maravilloso que haya gente emprendedora, joven, con ganas, que se lance a abrir un negocio, sea de lo que sea.

El caso es que aunque pequeñita y de momento con poquitas cosas, (algo que parece lógico hasta que vean “cómo va la cosa”), nos encantó la tienda. Era estilosa, minimalista, con mezcla de estilos en el mobiliario, vamos, un “comercio con encanto”; término tan de moda en este momento. Con detalles muy cuidados que no pasamos por alto; estanterías para exponer las lanas y telas que hacían un guiño al reciclaje y a la sostenibilidad, una alacena de madera ideal que exponía publicaciones, libros y revistas del sector y un mostrador o lo que llamamos “caja” muy original, que parecía -yo creo que era- una barra de un mini bar, también de madera y con una encimera de cristal, que contrastaba a la perfección con el mueble de tipo castellano.

Y lo de poquitas cosas, pues creo que no es nada malo, lo que pasa es que es algo que contrasta con las tiendas del sector a las que estamos acostumbradas a ir, es decir, las mercerías de toda la vida, en las que nos perdemos entre montañas de lanas, hilos, accesorios y mil y un rincones por los que explorar, y que también está bien y nos encanta, pero ambos estilos no están reñidos y pueden y deben convivir.

Es un tipo de tienda que recuerda mucho a otras que visitamos cuando vamos a ciudades cercanas, y no tan cercanas; y cuando las visitamos allí, nos encantan, y hablamos de ellas, y las recomendamos, y cogemos la tarjetita para tener el contacto, etc.

Pues aquí hay que hacer lo mismo ¿no? y con más razón.

Y para terminar, por supuesto hay que decir, que algunas de nosotras picamos e hicimos alguna comprita. Unas necesarias, como ganchillos para nuestras labores, y otras no tanto, como es mi caso, porque compré un librito precioso por puro capricho, pero quise hacer mi pequeña aportación a este nuevo negocio en su primer día de apertura, porque aunque era la inauguración, la informática funcionó.

Gaizka (que así se llama el chico), ¡que tengas mucha suerte en tu nueva andadura!

¡Ojalá, vayamos a muchas más inauguraciones chicas!

Hasta la próxima.

Eva (segunda)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *